¿Tienes una bodega y no vendes tus vinos por Internet? Entonces estás perdiendo una oportunidad de oro: ¡llegar a millones de personas de todo el mundo! Claro, Internet es una ventana abierta para tus vinos, pero entendemos que quizás no sepas por dónde empezar para poder vender online. ¿Me meto en un marketplace o creo mi propia tienda virtual? ¿Qué me conviene?

El proceso requerirá tiempo, preparación y cierta formación en el uso de las herramientas tecnológicas adecuadas. Pero quizás no sea una tarea tan complicada como te imaginas, y tendrás a mano diversas alternativas para vender por Internet sin necesidad de ser un genio de la informática. Por eso vamos a analizar contigo las dos opciones principales para tu negocio de vino.  ¡Adelante!

PRUEBA EL MERCADO DESDE UN MARKETPLACE

Los marketplace en el mundo digital son el equivalente a los centros comerciales en el mundo físico. Si estás empezando en el universo ecommerce, un marketplace puede ser una opción muy interesante para ti para generar un MPV (mínimo producto viable). En un marketplace, fabricantes y comerciantes muestran y venden sus productos por igual. Será una excelente manera de someter tus vinos a un test de mercado y saber cuáles van a ser más interesantes para tus potenciales clientes. Es decir, si va a haber compradores dispuestos a pagar por tu vino.

Te contamos algunas claves que debes tener en cuenta al entrar en un marketplace:

  1. Elige uno genérico o uno especializado.  Un marketplace proporciona un espacio virtual a otros vendedores para mostrar sus productos. Hay dos tipos: especializados en un sector o tipo de artículo determinados, como puede ser el del vino; o genéricos, como es el caso de Amazon o Aliexpress. Pero, cuidado, estos “gigantes online” no son siempre el mejor lugar para comenzar. Sus requerimientos de entrada son mayores y las comisiones más altas (según el volumen de ventas)
  2. Ahorro en publicidad y promoción. Podrás olvidarte de la optimización SEO y de invertir en publicidad online. Al marketplace le interesa estar bien posicionado para ser más atractivo hacia los vendedores y el cliente final, por lo que ya invertirá por ti en marketing digital. Esto no significa que dejes de promocionar que tienes tus vinos puestos a la venta en dicha plataforma. ¡El usuario que quiera comprar tu vino por Internet tiene que saberlo.
  3. Gestión de cobros. Ahorra costes bancarios gracias a que, en la mayoría de los casos, los clientes pagan directamente al marketplace, y este luego te paga a ti.
  4. Pago de comisiones. La plataforma pone toda la infraestructura, pero tu margen de venta será menor ya que pagarás una cuota mensual y/o una comisión por cada venta.
  5. Sinergias con otros vendedores. Te interesa mucho estar en un lugar, en este caso online, en el que se venda vino o productos relacionados con el sector.
  6. Más competencia. A su vez, tendrás a tus competidores a un solo clic de distancia dentro del mismo sitio web. Esto te obligará a revisar y ajustar tus precios de forma constante.
  7. Menos libertad. Tendrás que acogerte a las normas del marketplace en cuanto a las condiciones sobre publicación, muestra de productos, envío, etc.
  8. Dificultad para crear imagen de marca. Será más difícil crear marca estando dentro de un marketplace que teniendo tu propia tienda online. El nombre de la plataforma estará siempre por encima del de tus productos, salvo que ya tengas creada una importante reputación como para que el cliente directamente te busquen.

Un espacio de marketplace tiene, claro, sus ventajas y desventajas, pero iniciar tu bodega en la venta online a través de esta vía te permitirá saber cómo funciona el mercado, a quién le interesa comprar tu vino online y cuánto volumen de ventas podrías llegar a abarcar antes de lanzarte a crear tu propia tienda.

 

 

TOMA EL CONTROL CON TU TIENDA ONLINE DE VINO

En el caso de que ya te encuentres en el punto indicado para iniciar tu propio negocio online de vino deberás tener en cuenta algunas consideraciones:

  1. Una tarea más sencilla de lo que imaginas. Montar tu propia tienda online puede ser más fácil de lo que te imaginas gracias a numerosas herramientas, como por ejemplo WooCommerce, con las que podrás validar de forma rápida y fiable tu negocio online de vinos y extenderlo a medida que vaya creciendo y necesitando más funcionalidades extras.
  2. Usabilidad. No hace falta que tengas la mayor tienda del mundo desde el primer día. El cliente valorará la sencillez y claridad del sitio, además de su buena usabilidad a la hora de comprar vino online. Eso sí, huye de plantillas que a veces tienen importantes limitaciones en cuanto a SEO que pueden perjudicar tu visibilidad.
  3. Costes considerables. Obviamente, el coste de poner en marcha una tienda online propia de venta directa, aumentará los gastos en recursos necesarios como el pago de la plataforma tecnológica y su mantenimiento (alojamiento, dominios…), recursos humanos que se encarguen de la gestión del ecommerce, realización de acciones comerciales y promocionales, en optimización SEO, entre otros.
  4. Tendrás los datos de tus clientes. Los datos de tus clientes serán estrictamente tuyos, mientras que en un marketplaces puedes tener restringidos ciertos accesos a estas informaciones. Tener el control sobre tus clientes te permitirá realizar su seguimiento en todo el proceso de venta y realizar tareas de fidelización.
  5. Gestión de las transacciones. Si vendes a través de tu propia tienda eres el responsable de toda la gestión del cobro. Por tanto, tendrás que tener integradas pasarelas de pago y controlar las transacciones realizadas en ellas, haciendo también frente a los posibles fraudes con algún sistema de control.
  6. Piensa bien tu estrategia de marketing digital. Esta será clave para dar a conocer tus productos sin el apoyo promocional de un marketplace de fondo. Tendrás que invertir en branding y en reputación de marca en redes sociales, además de mejorar el posicionamiento orgánico creando, por ejemplo, contenidos de calidad a través de un blog.

 

¿Y SI QUIERO ESTAR EN LOS DOS?

Una vez que tengas tu propia tienda online de vino asentada podrás meterte también en un marketplace. ¿Y por qué esto puede ser una buena idea? La respuesta es sencilla. Si recordamos que estos son como centros comerciales en el mundo real, tener tu ecommerce y a la vez estar en un marketplace de vino te permitirá ser encontrado por personas que frecuentan este tipo de sitios y lo harán de un solo vistazo y optimizando su tiempo. Por lo tanto, es interesante entrar en ellos.

En definitiva, las condiciones de una y otra vía te traerán ciertas ventajas e inconvenientes. Para elegir, será cuestión de analizar la situación de tu bodega y tu marca de vino, así como de tu capacidad para invertir. Pero elijas la opción que elijas, recuerda; ten mucha paciencia porque un negocio online puede tardar en tener resultados, pero con trabajo, esfuerzo y un buen equipo ¡conseguirás vender tu vino por Internet!